Embarazo, ¿Cuándo empezar a usar un antiestrías?

embarazada-antiestrias

El embarazo es una época maravillosa para la mujer, una etapa que marcará un antes y un después en su vida. Sin embargo la gestación también trae numerosos cambios en el cuerpo, muchos de ellos molestos, manchas en la piel, varices y las tan odiadas estrías.

Las estrías son líneas más o menos gruesas sinuosas de color blanquecino o morado que se forman en la piel por el estiramiento excesivo de la misma. Estos surcos son roturas en el tejido subcutáneo que terminan quedando como cicatrices cuando la piel vuelve a su posición normal tras el parto.

La única manera de poder evitarlas o minimizarlas es con el uso de cremas específicas. Y es aquí cuando surge la duda de ¿cuándo empezar a usar la crema antiestrías? Bien, para responder esta y otras preguntas, hemos preparado este post para ti.

¿En qué semana del embarazo debo empezar a usar una crema antiestrías?

Si bien en las primeras semanas del embarazo prácticamente no se nota ningún cambio físico, comenzar a utilizar la crema antiestrías una vez al día a partir de la primera semana hasta los dos meses resulta lo más conveniente.

A partir de la semana 10 puedes aplicarte la crema 2 veces al día para asegurarte de mantener la piel elástica y tonificada. Mantener este hábito es fundamental para preparar la piel a los cambios que vienen.

El mejor momento para aplicar la crema es al salir de la ducha, ya que es el momento en el que la piel está más limpia y por lo tanto la absorberá más fácilmente.

¿Qué crema debo utilizar?

No existe una crema universal que funcione de la misma manera para todas. Cada mujer tiene un cuerpo distinto, y por lo tanto una piel distinta con lo cual puede que no todas las cremas antiestrías te aporten los resultados que esperas. Es por eso que puedes ir probando hasta dar con la indicada para tu piel.

Sea cual sea la que elijas, debe contar con ciertos componentes que garanticen su efectividad como aceite de almendras, vitamina E, rosa mosqueta y bioestimulantes. No obstante el uso de aceites vegetales resulta igual de efectivo, hablamos del aceite de oliva, germen de trigo, sésamo, argán o rosa mosqueta.

La textura oleaginosa del aceite es especial para la piel de la embarazada. Además cuenta con gran cantidad de vitamina E y ácidos grasos que mantienen la piel hidratada y elástica.

¿Puedo hacer algo más para evitar las estrías?

Solo 3 de cada 10 embarazadas no presentan estrías. Esto se debe a diversos factores, principalmente genéticos que le otorgan a la persona una piel privilegiada. Esto quiere decir que el 70% de las mujeres embarazadas sufrirá de estrías.

El uso de cremas antes y después del embarazo, disminuirá considerablemente la posibilidad de que aparezcan o al menos reducir su tamaño, pero no es, por sí sola, una garantía de que no vayamos a tenerlas. Es por eso que es importante tomar otras medidas que ayuden a mantener nuestra piel en las mejores condiciones.

Beber dos litros de agua al día, y llevar una dieta rica en frutas y vegetales no solo garantizará una piel hidratada, sino que aporta un suministro adecuado de vitaminas y minerales para mantenerse tersa y suave.

Por otro lado, hacer ejercicio físico ayuda a regular el peso extra que solemos ganar durante el embarazo y que es una de las causas más comunes de la aparición de estrías. Además permite mantener los músculos y la piel tonificadas, disminuyendo la probabilidad de tener estrías.