Teletrabajo con niños en casa: desafíos y consejos

Trabajar desde casa mientras intentamos entretener y educar a los niños ha sido el desafío de este 2020. La pandemia del Covid-19 ha afectado al mundo y a nuestra forma de vida a un punto que todavía no hemos terminado de dimensionar.

Hasta hace poco tiempo atrás, gracias a los grandes avances de la tecnología, miles de personas en todo el mundo no habían logrado hacer realidad su sueño: trabajar desde casa sin tener que ir a la oficina. Otros se vieron obligados a adoptar esta nueva modalidad para cumplir con las normas de aislamiento social.

Como sea, esto ha traído un nuevo desafío, tratar de equilibrar la vida laboral con el desafío de entretener y educar a los niños ahora que están todo el día en casa. Como si el trabajo, las tareas domésticas y la situación general no fueran estresantes, hay que sumarle este nuevo inconveniente.

Desafíos del home office con niños

Los desafíos pueden variar en función de la cantidad, la edad y las necesidades individuales de cada niño. No obstante entre los retos comunes está el de poder gestionar el tiempo, manteniendo un horario regular y una gestión del trabajo.

Las interrupciones pueden ser estresantes y suelen darse en los momentos más inoportunos, disminuyendo nuestra productividad y en ocasiones generando problemas laborales. Además nos obligan a cambiar de modo laboral a modo parental repentinamente, mezclando las tareas de una y otra vida.

Por ello, con el objetivo de ayudarte a organizar tu vida, hemos preparado estos consejos prácticos para que puedas teletrabajar en casa mientras cuidas de los niños.

La clave está en la organización

Organizar el tiempo, el espacio físico y el orden de las tareas es clave para evitar el estrés y lograr el éxito. Lo primero es establecer un horario fijo de trabajo. Preferentemente cuando los niños duermen o están en la escuela. En el caso de que permanezcan en casa deberán turnarse con la pareja o un familiar para su cuidado.

Con los hijos más grandes es importante establecer una buena comunicación y que comprendan que en determinados horarios no nos deben interrumpir porque estamos haciendo algo muy importante.

Después de varias horas frente al ordenador trabajando, es recomendable descansar unos minutos y dedicarse a pasar un rato con los niños, te ayudará a despejar la mente y ellos no se sentirán solos.

Establece un espacio físico de trabajo

La importancia de crear un espacio de trabajo dentro del hogar no solo ayuda al cerebro a concentrarse y entrar en modo laboral, además te permite crear una barrera física entre el trabajo y la vida familiar. La separación permite establecer normas, mejorar la organización y reducir distracciones. Por ello los niños no deben entrar en tu espacio laboral, salvo una urgencia.

Trabajo en pareja

Junto con tu pareja formas un equipo y el entendimiento es clave para salir airosos de esta situación. Ambos deben apoyarse el uno al otro para poder tener una organización efectiva. Entre los dos establezcan son fundamentales ciertas reglas y límites.

Los niños deben estar ocupados mientras trabajamos. Para ello es importante establecer horarios para hacer la tarea, para jugar o ver la tele. La clave para una buena educación se basa en la aplicación de límites. 

Sé flexible, acepta que la organización puede fallar

Cuando se trata de niños, las cosas no siempre van a salir como lo planeamos. Aceptarlo con calma nos ayudará a identificar los problemas, sobrellevar la situación y a pensar con más claridad la manera de poder planificar de manera más efectiva la organización. Sin embargo no siempre podrás prever todo, con lo cual tu flexibilidad o capacidad de adaptarte, resultará clave.